Recorrer Japón en Bicicleta. Parte 2 prohibiciones, sanciones comunes

Japón es una sociedad con normas. Con muchas normas. Con muchas normas legales y con muchísimas normas sociales. De otra manera, la vida en una ciudad con más de 8500 personas por metro cuadrado, sería complicado.
Como es lógico, la bici no va a ser una excepción, pero como creo que muy pocos estáis interesados en echarle un ojo al código de circulación japonés, aquí van unos conceptos básicos.

Prohibiciones más comunes

  • Montar bicicleta bajo los efectos del alcohol está prohibido. En Japón la tasa en aire espirado máxima permitida es 0.0 mg/l.
  • Está prohibido utilizar el teléfono móvil mientras se circula.
  • Salvo en el caso de los menores de 6 años, es ilegal que 2 personas viajen al mismo tiempo en la misma bici. Incluso los tándems están prohibidos en la mayoría de ciudades.
  • Aunque es algo frecuente, no está permitido circular mientras se sostiene un paraguas y podría ser motivo de sanción.
  • Salvo que una señal indique lo contrario, está prohibido que los ciclistas circulen en paralelo.
  • No se puede transportar la bicicleta en el tren salvo las bicis plegables o si se retira la rueda delantera y se coloca toda la bicicleta en una bolsa especial.

Sanciones

Como podrás observar, las sanciones establecidas no son para tomárselas a broma:

  • Conducción temeraria (saltarse un semáforo, conducir con los frenos rotos, desobedecer las señales…): 50.000 JPY y/o hasta 3 meses de cárcel.
  • Conducción bajo los efectos del alcohol: 1.000.000 JPY y/o hasta 5 años de cárcel.
  • Conducción peligrosa (utilizando un paraguas, escuchando música, hablando por teléfono…): 50.000 JPY.
  • Llevar a un pasajero: 20.000 JPY

Además…
Robo y registro de bicicletas
El robo de bicicletas no es algo infrecuente en Japón. Para tratar de evitarlo, cada bicicleta debe estar registrada con un número otorgado por la policía a cambio de una pequeña tarifa. Al comprar una bici nueva, lo normal es que el proceso de registro sea tramitado por la tienda, pero si adquiere una usada de otra persona, hay que volver a registrarla con el nombre del nuevo usuario en la estación de policía local para evitar futuros malentendidos.