Guía de cómo utilizar el inodoro japonés

Los baños japoneses son, posiblemente, los más limpios del mundo. Incluso los baños públicos. Hasta los baños de las estaciones de metro y los bares y restaurantes suelen estar limpios. Y sí, por supuesto que hay baños en peores condiciones, pero es raro encontrarlos.

Y para que esto no cambie o que por lo menos, no seáis vosotros los culpables y aunque parezca una tontería, mejor saber cómo utilizar un baño japonés.

El primer paso es distinguir entre los diferentes estilos para poder seleccionar el que más se adapta a nuestras necesidades:

En primer lugar, el grupo del comúnmente denominado baño turco o squad toilet en inglés. En desuso en el ámbito privado, aunque todavía disponible en la mayoría de baños públicos. Por ofrecer una breve explicación, el usuario ha de agacharse sobre el inodoro, de cara al saliente. El resto ya es cosa vuestra.

El segundo grupo sería el del inodoro occidental. Con la clásica taza en la que sentarse. No mucho que explicar. ¿Seguro? ¿Y todos esos botones? Para la mayoría de usuarios noveles de baños en Japón, el problema empieza cuando toca tirar de la cadena.

Además, estas alturas del siglo XXI, parece que todavía queda gente que utiliza el papel para limpiarse…

A modo de rápido tutorial y para que no te asalte la duda en un momento incómodo, te resumimos los botones más comunes y necesarios de los washlets (así se denomino Toto, su inventor, a estos complejos artilugios):

Limpieza trasera – Oshiri –

 

Limpieza frontal (Solo para mujeres) – Bidé –  

 

Parar el servicio de limpieza – Stop–

 

Hasta aquí todo claro. Normalmente no hay mucha variación de símbolos. El siguiente punto es el que más varía, pero siempre tiene 2 versiones: Carga completa y media carga.

Tirar de la cadena – Flush –

 

 

 

Hasta aquí lo básico. El resto de funciones dejamos que las descubráis vosotros/as mismos/as. Ninguna técnica otorga un conocimiento más fiable que el ensayo error.