No solamente te será interesante aprender algo del idioma japonés, además te servirá para introducirlo en los conocimientos de tu currículum para tu futuro laboral. Aunque lo más importante ahora es que cuanto más conozcas el idioma nipón, mucho más fácil te será la vida cotidiana en el país, y por supuesto te facilitará el encontrar trabajo durante tu estancia en el país.

Por todo ello te recomendamos que empieces a estudiar en tu país de origen desde el momento que decidas venir a Japón. Podrás encontrar muchos libros al respecto, te dejamos a continuación nuestras recomendaciones:

Te dejamos también dos aplicaciones gratuitas en este enlace y en este otro, así como lecciones gratis online y una buena explicación de qué usar para aprender japonés.

Finalmente, a continuación podréis ver cursos en vídeo desde YouTube:

Clases de Japonés

Como te habrás dado cuenta el idioma Japonés es muy diferente a los usados en occidente. No solo la estructura de las frases es totalmente distinta, sino que además ellos usan tres alfabetos diferentes, katakana, giragana y kanji. No te estreses si no los aprendes todos, mucha gente lleva años en Japón y apenas sabe leer. Sin duda lo mejor, para una persona cuya estancia sea de un año o menor, será aprender el lenguaje hablado. Aunque sería muy recomendable que aprendieseis también el katakana, ya que es el alfabeto más usado por los extranjeros.

Una vez estés en Japón podrías ir a clases de japonés, que podríamos separar en tres tipos:

  • Clases gratuitas, son muy recomendables ya que no cuestan dinero, aunque por las experiencias de gente que ha asistido, no se aprende demasiado. Os dejamos un link a clases gratuitas.
  • Otra opción son las academias de pago, son bastante buenas pero al mismo tiempo caras y al igual que las gratuitas te tendrías que adaptar a sus horarios, aunque son bastante más flexibles que en las clases que no cuestan dinero. Lo ideal es que primero sepas dónde vas a vivir y después busques una academia cercana, ya que todas son bastante por el estilo en precio y la calidad de las clases dependerá más del resto de alumnos en la misma clase y del profesor, que de la academia en sí.
  • La última opción sería la de dar clases particulares. Son bastante caras, aunque al ser uno a uno con el profesor se suele aprender bastante.

Si quieres más información sobre cualquiera de las opciones, no dudes en consultarnos.