El alojamiento es quizás la parte más importante y a la vez uno de los trámites más difíciles. Vas a tener que pararte a diseñar con un poco más de detalle tu plan, pues tener claro cuánto tiempo vas a pasar en cada vivienda puede simplificar mucho las gestiones. Existen algunas personas cuya intención es pasar el año entero de visado en Tokio mientras otros cambiarán de residencia numerosas veces durante su estancia.  También hay quien prefiere encontrar una vivienda barata para el primer mes y una vez aquí, empezar a organizarse.

En todo caso es importante que te familiarices con varios conceptos que aparecerán a menudo en tus búsquedas:

  • 保証人 (Hoshounin) o avalista. Para un contrato de alquiler de dos años puede rondar entre los 10.000 y los 30.000 yenes, o del 30 %  al 70 % del precio de un mes de alquiler.
  • 礼金(Reikin) o thank you money. Este es un concepto difícil de entender para los no japoneses. Es un dinero que tendrás que pagar al propietario por permitirte vivir en su casa cada vez que renueves el contrato.
  • 敷金 (Shikikin) o fianza. Este concepto es más familiar y, si cuidas de la casa durante tu estancia, podrás recuperarla al finalizar el contrato.
En Japón lo normal es alquilar apartamentos sin amueblar por periodos de dos años y esta duración mínima es el mayor de los problemas. Es en este tipo de contratos donde más frecuentemente aparecen los términos arriba mencionados.

Existen opciones baratas para dormir como los baños públicos o los ciber cafés 24h., donde el precio ronda los 2000 JPY por noche. Estas opciones pueden venirte bien en algún momento pero desde luego no son soluciones a una estancia de medio o largo plazo.

La mejor opción para alguien que viene con un visado de working holiday y cuya intención es residir durante un cierto periodo en las diferentes ciudades del país es alquilar una habitación amueblada en un piso compartido, por periodos cortos y con todos los gastos incluidos en el precio.

Estos pisos se pueden alquilar principalmente de dos maneras:

AIRBNB


Curioso pero cierto. Tiene la ventaja de que puedes encontrar todo tipo de alojamientos, para estancias cortas y largas y suele estar bien de precio. Además, las personas que alquilan habitaciones en esta plataforma casi siempre hablan inglés.

El problema es que, desde junio de 2018, una nueva Ley ha comenzado a regular el negocio de los pisos turísticos alquilados por particulares. Para los usuarios, el mayor inconveniente de esta Ley es quizás la subida de precios. La regulación ha dejado fuera del mercado muchos pisos reduciendo sustancialmente la oferta y ha limitado el alquiler vacacional máximo del piso a 180 días.

Aun así, es claramente una opción a tener en cuenta.

AGENCIAS INMOBILIARIAS JAPONESAS


Existen varias agencias inmobiliarias en Japón especializadas en alojamientos a plazos menores de un año. Alquilar así es totalmente legal y seguro, aunque los precios suelen ser un poco más elevados. Aunque existen más, aquí tienes un link a las más conocidas para que te hagas una idea.

 

Te recomendamos también que si estas buscando alojamiento, eches un ojo de vez en cuando a nuestro Facebook (@workingholidayvisajapan) ya que vamos publicando las habitaciones que van apareciendo.