No es posible entrar a un a país sin un permiso concedido por el Gobierno de la nación receptora. En muchos casos, el visado de visitante temporal o turista, es expedido en la propia aduana del aeropuerto del país de destino.

Para el resto de visados, es necesario acudir a la representación Consular del país en cuestión y realizar los trámites que allí requieran. Como recomendación para evitar las esperas, es mejor informarse en la web del Consulado o Embajada o mediante una simple llamada de teléfono que documentos será necesario presentar, y así ahorrarse algún que otro viaje en vano.

En el caso de Japón, el Gobierno concede los visados en función del estatus de residencia que otorga a  su solicitante. Actualmente, según el Ministerio de Inmigración japonés se contemplan unos 27 estatus diferentes. Para facilitarlo un poco, vamos a hacer un pequeño resumen.

Si necesitas descripciones más precisas puedes encontrar más información en la web de la Embajada del Japón de tu país  y en la web de la Oficina de Inmigración de Japón:

  • Turista o corta duración

    Permite una estancia en el país no superior a 90 días.

  • Actividades culturales

    Es un tipo de visado especial que permite la realización de cursos de cultura japonesa, de prácticas en empresas o otro tipo de estudios no oficiales. Normalmente tiene un periodo de vigencia de 6 meses o 1 año.

  • Actividades académicas

    Permite cursar estudios tanto en escuelas de idiomas como en universidades japonesas. Además, en algún momento, permite trabajar a tiempo parcial y es el único que puede transformarse en un visado de trabajo.

  • Trabajo

    Es el visado que permite que el centro de la relación con el país sea una actividad laboral. Es bastante complejo de conseguir ya que ni siquiera el hecho de encontrar una empresa que quiera contratar a un trabajador extranjero asegura que el Ministerio de Inmigración vaya a concederlo. Su validez va desde 1 a 5 años.

  • Cónyuge

    Es aquel que pueden obtener personas que contraen matrimonio con un/a ciudadano/a japonés/a o con una persona con estatus de residencia permanente. Permite trabajar y su validez es parecida al visado de trabajo.

  • Working Holiday

    Cómo este visado ha sido el que nos ha motivado a comenzar con la web, vamos a tratarlo un poco más detalladamente en el apartado Working Holiday.  Se otorga por un periodo de 1 año y es un visado realmente interesante para aquellos jóvenes que quieran conocer más en profundidad el país.